Una Maleta Llena De Fe

En noviembre de 2014, nos encontrábamos mi super compañera de viaje y yo en Nueva York preparándonos para abordar un avión de una reconocida línea aérea estadounidense, mi destino: Caracas-Venezuela. Es sabido por muchos que -para la fecha- el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar era uno de los más inseguros del mundo, no solo por no cumplir las normas internacionales de estándares aeroportuarios, sino por la magia que implica hacer desaparecer objetos de valor del equipaje que se transporta como carga, situación que ha obligado a muchos viajeros a ingeniarse rebuscadas estrategias para prevenir la incómoda situación de llegar a casa y encontrarse con la sorpresa que le faltan algunos artículos.